LA INTIMIDAD EN TIEMPOS DE INDIVIDUALIZACIÓN: EL PÁNICO A LA DEPENDENCIA EN LAS RELACIONES DE PAREJA

LA INTIMIDAD EN TIEMPOS DE INDIVIDUALIZACIÓN: EL PÁNICO A LA DEPENDENCIA EN LAS RELACIONES DE PAREJA

Por Dariela Sharim (1)

Tras las visibles cifras del desarrollo económico experimentado en Chile los últimos 15 años, parecen ocultos los matices del desarrollo a escala humana. Esta dimensión menos conocida del desarrollo, está ligada a los cambios culturales y sociales, como los progresivos procesos de individualización. Cómo se vivencia la relación de intimidad hoy día en Chile es la pregunta que sostiene la investigación en base a cuyos resultados organizamos la presente ponencia. Hemos indagado en las tensiones subjetivas entre la individualización, ligada a la autonomía, y el proyecto compartido, que refiere a la trama vincular. En otros términos, en nuestra investigación hemos querido ahondar en el lugar que tiene el otro en la vida y proyecto personal en tiempos que exacerban la autosuficiencia. A través de los relatos de vida de mujeres y hombres adultos, bajo la consigna de contar su historia de pareja, hemos recogido narrativas que revelan experiencias diversas de intimidad. En nuestros días, la alianza íntima entre dos personas cobra nuevos sentidos frente a un mundo fuertemente exigente, individualizado y demandante en relación a la búsqueda de autonomía personal. Desde la teoría social, la reflexión acerca de la individualización se ha configurado como un elemento importante de considerar al momento de interpretar las transformaciones en la esfera de las relaciones de pareja (Luhmann, 1985; Moreno, 2008). El fenómeno de la individualización sería la expresión de cambios socio-culturales ocurridos desde la mitad del siglo XX, en que los individuos pasarían desde un contexto de fuerte supeditación a las instituciones, con roles establecidos y fijos, a otros en que deben construir por sí mismos su propia identidad (Beck & Beck-Gernsheim, 2003; Ehrenberg, 2000; Moreno, 2008). Asimismo, elegir vivir con un otro sería hoy una opción libre y personal, no supeditada –aparentemente- a las demandas sociales y culturales acerca de lo que se espera de una pareja. Se trataría de un proyecto de a dos, que no acepta la intromisión de terceros.

De esta forma, en las relaciones de pareja, el aumento de la autonomía y de los recursos personales para elaborar reflexivamente la propia identidad, produciría formas de relacionamiento más horizontales, caracterizándose la pareja contemporánea por la referencia al sentimiento amoroso y la valoración de la atracción sexual, además de la importancia de los proyectos individuales en el contexto de la relación de pareja (Moreno, 2008). La figura del amor romántico estaría dando paso a otras formas de amor. Giddens (1992) ha llamado “amor confluente” al amor que no aspira a la fusión ni a la disolución de las individualidades de sus miembros, sino que permite mantener la propia identidad personal (De Cristóforis, O. 2009; Moreno, 2008). Se trataría desde ahora de la búsqueda de una relación “pura”, más democrática, basada fundamentalmente en una intimidad que contempla la comunicación emocional y las recompensas derivadas de ella (Giddens, 1992). Este espacio de intimidad ha sido definido como una experiencia profunda que implica cierto grado de privacidad y de contacto cercano y cuya pérdida es sentida como una experiencia conducente a un considerable dolor psíquico (Mailer & Herrera,2009). Sin embargo, al menos en nuestros países latinoamericanos, el ideal del amor confluente parece tener ciertos matices. Las personas enfrentarían todavía contradicciones asociadas a la aparente paradoja entre la búsqueda de libertad individual y las gratificaciones amorosas de una vida de a dos. Parece instalarse así una tensión entre autonomía e intimidad.

Pese a esto, en nuestro país la relación de pareja cobra cada vez más importancia en el repertorio de vínculos sociales, constituyéndose la relación afectiva y erótica como un vínculo con sentido por sí mismo (PNUD 2002). Puede pensarse que, frente a un mundo en ocasiones amenazante, se buscaría el espacio de intimidad como un necesario lugar de refugio (Costa, 2005, citado en Aboim), un lugar de privacidad alejado de la mirada de otros.

 

(1)  Dariela Sharim. Psicóloga, Phd. Université de Louvain. Profesor Asociado Escuela Psicología Pontificia Universidad Católica de Chile. La correspondencia debe ser dirigida a Dariela Sharim. Escuela de Psicología, Pontificia Universidad Católica de Chile. Vicuña Mackenna 4860 Macul, Santiago, Chile. E-mail: dsharim@uc.cl. Esta ponencia se basa en el proyecto de investigación “La intimidad en tiempos de individualización: Relatos de vida sobre la experiencia de pareja”, apoyado por la Vicerrectoría Adjunta de Investigación y Doctorado (VRAID) de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Proyecto Límite N°14/2009).
Fazendo Gênero 9 Diásporas, Diversidades, Deslocamentos 23 a 26 de agosto de 2010

error: Content is protected !!